Cartas de amor para tu esposa

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

Exprésale a la mujer de tu vida cuanto la amas y valoras con nuestras cartas de amor para tu esposa, que estamos seguros la enamorarán aún más.

Carta 1

La mayoría de los hombres piensan que ser feliz es vivir sin ataduras, en completa libertad y sin responsabilidades familiares, pero eso solo lo dicen porque no han tenido la dicha de encontrar a una mujer tan valiosa como la que yo conseguí.

Por mi parte, no puedo imaginar un mejor plan para mi vida que el que decidí vivir al preguntarle a esa hermosa mujer si quería ser mi esposa. Y es que desde que estamos juntos como familia me siento pleno, más lleno que nunca. Por eso, nunca me arrepentiré de amarla como la amo, de vivir a su lado, porque ella no me roba libertad ni me ata, más bien me hace más libre y me quita las cargas.

Solo deseo que todos los hombres del mundo puedan encontrar a su mujer especial, tener el valor de reconocerla y entregarse a ella con locura, como yo me entregué a la mía.

Carta 2

Querida esposa, ¿cómo hago para no agradecer todo lo que haces por mí y por nuestra pequeña familia? Hoy quiero reconocer tu diligencia, tu labor, tu disciplina, la forma tan excepcional como te encargas de que tanto yo como los niños estemos siempre bien.

No puedo imaginar un hogar si tú no estás como parte fundamental de él. Sería más bien solo una estructura vacía, en oscuridad, sin color ni amor. Pero tu presencia lo ilumina, dibuja un arcoíris y lo convierte en un oasis de cariño en medio de un mundo tan desamorado.

Sé que tu eres una verdadera joya, vales mucho más que los corales y eres la mejor esposa que alguien puede desear tener. Por todo lo que eres y lo que haces, te amo inmensamente.

Carta 3

Han pasado varios años y aún no puedo ni quiero sacar de mi cabeza el mágico momento en el que me dijiste que sí. Vi tus ojos llenos de lágrimas de felicidad, tu inmensa sonrisa así como tu mano temblorosa y de forma automática me convertí en el hombre más feliz del mundo.

Recuerdo también lo asustado que estaba ese día, las mil veces que ensayé lo que te iba a decir para que al final los nervios me traicionaran y terminara diciéndolo de forma toralmente distinta a lo planeado, pero lo importante no fue la forma sino tu respuesta afirmativa.

Ese día comenzamos una historia juntos, una historia que ya nos ha durado mucho tiempo y que sé, será eterna porque ambos remamos en la misma dirección y nos queremos con la misma intensidad.

Carta 4

Cada día a tu lado me sirve para descubrir nuevas formas de amar, y es que nos hemos convertido en todos unos gurús del amor y el romance. En nuestro hogar no faltan los detalles, las pequeñas y grandes demostraciones de afecto y eso no hace otra cosa que unirnos mucho más.

La felicidad que experimento cada vez que hago algo contigo no la puedo comparar con la que puede producirme cualquier otra cosa en este mundo, pues solo tú tienes el secreto para hacerme el hombre más gozoso del mundo entero.

Carta 5

Mi muy querida esposa, junto a ti he construido la mejor rutina de mi vida. Despierto y lo primero que veo es tu lindo rostro a mi lado, me tomó la mejor taza de café conversando contigo sobre cualquier cosa, me voy al trabajo y me la paso pensando en ti, nos enviamos mensajes de amor para recordarnos cuanto nos queremos, regreso a casa y estás tú esperándome con una sonrisa resplandeciente, cenamos a la luz de la luna y nos vamos a la cama.

Claro, son muchas las veces en las que nos saltamos la rutina y le damos rienda suelta a la improvisación. Pero sin importar lo que hagamos durante el día, sé que no tendría algo mejor que hacer si no estás tú.

Mi vida a tu lado es una maravilla, vivimos la historia perfecta, y aunque en algunas ocasiones tenemos desacuerdos no nos vamos a la cama sin antes resolverlos, porque queremos mantenernos unidos y no dejar que nada vaya abriendo un espacio entre nosotros dos.

Eres sin ninguna duda la mejor compañera que pude elegir y quiero seguir viviendo todos los días de mi vida a tu lado.

Carta 6

A tu lado me siento un verdadero ganador, porque entre tantos hombres tu decidiste quedarte conmigo y convertirte en mi esposa. Entré en la batalla por ti cargado de un corazón sincero y humilde, unas manos que prometen sujetarte siempre y unos oídos listos para escucharte. Y con eso, no con lujos ni riquezas, te gané.

Conquisté tu corazón, que es el trofeo más grande que cualquiera buscaría. Tu corazón que vale mucho más que una medalla olímpica, un Nobel o  un Óscar. Hoy tengo a mi lado a lo mejor de lo mejor, por eso soy el más afortunado de los hombres que habitan el planeta.

Pero no solo recibir tu amor es maravilloso sino que soy doblemente ganador por haber formado una familia contigo,  sin tener ninguna duda de que mis hijos tienen a la mejor madre del mundo y yo tengo a la mejor esposa.

Hoy camino de la mano con ustedes, mis regalos de Dios, paso tardes de domingo entretenidas y tengo cenas alocadas. Cada vez que los veo juntos mayor es mi felicidad y más motivos tengo para agradecer a la vida el hecho que no me haya hecho cobarde sino que me haya empujado a pelear por lo que sueño, así como te soñé a ti, que eras y siempre serás mi sueño mejor. Te amo inmensamente.

Hasta aquí nuestras dedicatorias de amor para tu esposa, ¿te gustaron? Estamos seguros de que sí y de que a tu mujer le encantarás, así que compártelas con ella y hazla sentir especial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *