Poemas bonitos, cortos y largos

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

En este artículo traemos para ti la más extensa recopilación de poemas bonitos, cortos y largos que se guardarán para siempre en tu corazón.

Estos versos hermosos son el reflejo de diversos sentimientos y emociones: el amor, la amistad, la tristeza, el dolor, la soledad y muchos más. Así que si te gustan los poemas te enamorarás de los que a continuación te dejamos.  

Poemas cortos con autor

Poemas cortos con autor

Cuando hablamos de poemas nos referimos a una composición literaria que pertenece al género de la poesía y que dependiendo de su extensión se compone de estrofas o versos.

Estos poemas cortos de reconocidos autores son un buen ejemplo de este tipo de obra literaria.

Amor eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la Tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

Si me quieres, quiéreme entera (Dulce María Loynaz)

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, y gris, verde, y rubia,
y morena…
Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!…

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras!

La vida (Teresa de Calcuta)

La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es una bendición, disfrútala.
La vida es un sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un juego, juégalo.
La vida es algo preciado, cuídala.
La vida es algo valioso, consérvala.
La vida es un misterio, descúbrelo.
La vida es una promesa, cúmplela.
La vida es dolor, supéralo.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es un combate, acéptalo.
La vida es una aventura, desafíala.
La vida es una tragedia, enfréntate.
La vida es suerte, merécela.
La vida es vida, defiéndela.

En las noches claras (Gloria Fuentes)

En las noches claras,
resuelvo el problema de la soledad del ser.
Invito a la luna y con mi sombra somos tres.

Yo no soy yo (Juan Ramón Jiménez)

Yo no soy yo.
Soy este
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.
El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera…

Poemas largos con autor

Poemas largos con autor

Una selección de poemas en la que no se incluyan escritos de Pablo Neruda, Mario Benedetti, Jaime Sabines y Miguel Hernández, sería una selección incompleta, ¿por qué somos tan categóricos al hacer esta afirmación?

Sencillamente porque ellos forman parte de la lista de los poetas más famosos en el idioma español. Sus versos trascendieron fronteras y son usados por millones de amantes en toda la tierra para expresar sus más profundos sentimientos.

Corazón coraza (Mario Benedetti)

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza
porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro
porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.

Te quiero a las diez de la mañana (Jaime Sabines)

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once,
y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y
con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia.
Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me
pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la
comida o en el trabajo diario, o en las diversiones
que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con
la mitad del odio que guardo para mí.
Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y
siento que estás hecha para mí, que de algún modo
me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos
me convencen de ello, y que no hay otro lugar en
donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu
cuerpo. Tu vienes toda entera a mi encuentro, y
los dos desaparecemos un instante, nos metemos
en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo
hambre o sueño.
Todos los días te quiero y te odio irremediablemente.
Y hay días también, hay horas, en que no
te conozco, en que me eres ajena como la mujer
de otro Me preocupan los hombres, me preocupo
yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense
en ti durante mucho tiempo. Ya ves ¿Quién
podría quererte menos que yo amor mío?

Menos tu vientre (Miguel Hernández)

Menos tu vientre,
todo es confuso.
Menos tu vientre,
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.
Menos tu vientre,
todo es oculto.
Menos tu vientre,
todo inseguro,
todo postrero,
polvo sin mundo.
Menos tu vientre,
todo es oscuro.
Menos tu vientre
claro y profundo.

Me peina el viento los cabellos (Pablo Neruda)

Me peina el viento los cabellos
como una mano maternal:
abro la puerta del recuerdo
y el pensamiento se me va.

Son otras voces las que llevo,
es de otros labios mi cantar:
hasta mi gruta de recuerdos
tiene una extraña claridad.

Frutos de tierras extranjeras,
olas azules de otro mar,
amores de otros hombres, penas
que no me atrevo a recordar.

Y el viento, el viento que me peina
como una mano maternal.

Mi verdad se pierde en la noche:
no tengo noche ni verdad.

Tendido en medio del camino
deben pisarme para andar.

Pasan por mí sus corazones
ebrios de vino y de soñar.

Yo soy un puente inmóvil entre
tu corazón y la eternidad.

Si me muriera de repente
no dejaría de cantar.

Poemas largos y bonitos

Leer un poema es para muchos una experiencia maravillosa que les conecta con su interior y les hace aflorar sentimientos que hasta el momento se mantenían ocultos. Los versos largos que te mostramos en esta sección, de seguro te harán reflexionar en el amor, pues son el tema principal de la mayoría de ellos.

Amor sin Descanso (Johann Wolfgang von Goethe)

¡A través de la lluvia, de la nieve,
A través de la tempestad voy!
Entre las cuevas centelleantes,
Sobre las brumosas olas voy,
¡Siempre adelante, siempre!
La paz, el descanso, han volado.

Rápido entre la tristeza
Deseo ser masacrado,
Que toda la simpleza
Sostenida en la vida
Sea la adicción de un anhelo,
Donde el corazón siente por el corazón,
Pareciendo que ambos arden,
Pareciendo que ambos sienten.

¿Cómo voy a volar?
¡Vanos fueron todos los enfrentamientos!
Brillante corona de la vida,
Turbulenta dicha…
¡Amor, tú eres esto!

Una carta de amor (Julio Cortázar)

Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo

como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso es tan poco
yo lo quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,

y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.

El poeta es un fingidor (Fernando Pessoa)

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que en verdad siente,
Y, en el dolor que han leído,
a leer sus lectores vienen,
no los dos que él ha tenido,
sino sólo el que no tienen.
Y así en la vida se mete,
distrayendo a la razón,
y gira, el tren de juguete
que se llama corazón.

Amor (Salvador Novo)

Amar es este tímido silencio
cerca de ti, sin que lo sepas,
y recordar tu voz cuando te marchas
y sentir el calor de tu saludo.
Amar es aguardarte
como si fueras parte del ocaso,
ni antes ni después, para que estemos solos
entre los juegos y los cuentos
sobre la tierra seca.
Amar es percibir, cuando te ausentas,
tu perfume en el aire que respiro,
y contemplar la estrella en que te alejas
cuando cierro la puerta de la noche.

Poemas cortos y bonitos

Poemas cortos y bonitos

La poesía, a diferencia de otros géneros literarios, tiene la particularidad de que en tan solo unas cuantas líneas puede transmitir un mensaje potente con un significado bonito. Si no nos crees, entonces estos poemas cortos te servirán para convencerte de lo que te estamos diciendo.

Aquí (Octavio Paz)

Mis pasos en esta calle
Resuenan
En otra calle
Donde
Oigo mis pasos
Pasar en esta calle
Donde
Sólo es real la niebla.

Despedida (Alejandra Pizarnik)

Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña.

Epigrama (Ernesto Cardenal)

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más-
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo.

Mi árbol pequeño (Antonio García Teijeiro)

Mi árbol tenía
sus ramas de oro.
Un viento envidioso
robó mi tesoro.
Hoy no tiene ramas
Hoy no tiene sueños
mi árbol callado
mi árbol pequeño.

Poemas hermosos

Los poemas son las composiciones literarias más hermosas, y los hispanohablantes somos afortunados al poder disfrutar en nuestro idioma de toda la belleza que trasmiten estas obras. Ya sea el dolor de un desamor o un canto a la esperanza, no hay tema que no suene bien cuando se trata de un verso.

La despedida (José Ángel Buesa)

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.
Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste… No sé si te quería…
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.
Este cariño triste, y apasionado, y loco,
me lo sembré en el alma para quererte a ti.
No sé si te amé mucho… no sé si te amé poco;
pero sí sé que nunca volveré a amar así.
Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,
y el corazón me dice que no te olvidaré;
pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,
tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.
Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,
mi más hermoso sueño muere dentro de mí…
Pero te digo adiós, para toda la vida,
aunque toda la vida siga pensando en ti.

Cada vez que pienso en ti (Anónimo)

Cada vez que pienso en ti,
mis ojos rompen en llanto;
y muy triste me pregunto,
¿por qué te quiero tanto?

Síndrome (Mario Benedetti)

Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas
puedo hacer y deshacer el amor
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del ómnibus
o sea que no debería sentirme viejo
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles.

Amo, amas… (Rubén Darío)

Amar, amar, amar, amar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
amar por toda ciencia y amar por todo anhelo.
Y cuando la montaña de la vida
nos sea dura y larga y alta y llena de abismos,
amar la inmensidad que es de amor encendida
¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos!

Poemas pequeños

Esta sección de nuestro artículo es especial porque recoge poemas pequeños de tan solo una o dos líneas pero de una belleza sin igual. Gracias a su breve extensión son ideales para que los compartas en tus redes sociales o los envíes por mensaje a la persona amada.

Tus ojos son luceros, tus labios, de terciopelo, y un amor como el que siento, es imposible esconderlo.

Anónimo

Cuando el mar sea redondo y el sol deje de brillar, ese será el día en que te pueda olvidar.

Anónimo

Tú eres sola entre las multitudes como son sola la luna y solo el sol en el cielo.

Ernesto Cardenal

Sobre el jazmín, la blanca mariposa es una flor más.

Elisabet Martínez Ortiz

Pequeño poema no me huyas, no armes abismos entre mi alma y tú.

Alejandra Pizarnik

Han pasado las lunas, más yo, ¿no soy acaso la misma niña pálida que inventaba cantares?

Gloria Díez

Si el arte es fuego, será con sombras divinas, juego de manos de ciego.

Antonio Machado

¡No le toques ya más, que así es la rosa!

Juan Ramón Jiménez

Aun siendo solo un punto en el horizonte remoto el amigo es un universo.

Margarita Schultz

Lo único que sabemos es lo que nos sorprende: que todo pasa, como si no hubiera pasado.

Silvina Ocampo

El amor es un arte, por ello, aunque no consiga enamorarte, me conformaré con abrazarte.

Anónimo

Llorando tomé el lápiz, llorando te escribí, llorando te suplico que no te olvides de mí.

Anónimo

Una rosa es una flor, un tesoro es una fortuna y a alguien como tú, no la cambio por ninguna.

Anónimo

¿Qué es el amor? si no es lo que siento por ti. ¿Qué es el dolor? si no es lo que siento cuando estás lejos de mí. ¿Quién soy yo sin ti?

Anónimo

Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón; pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.

Gustavo Adolfo Bécquer

Poemas con autor y título

Aunque la mayoría de las personas creen que en todos los poemas está presente la rima, es decir, la concordancia entre sonidos fonéticos, lo cierto es que no siempre es así, por lo tanto podemos encontrar poemas con rima o sin ella. Estos poemas con autor son una excelente muestra de lo que es la poesía.

Boca de llanto, me llaman (Jaime Sabines)

Boca de llanto, me llaman
tus pupilas negras,
me reclaman. Tus labios
sin ti me besan.
¡Cómo has podido tener
la misma mirada negra
con esos ojos
que ahora llevas!
Sonreíste. ¡Qué silencio,
qué falta de fiesta!
¡Cómo me puse a buscarte
en tu sonrisa, cabeza
de tierra,
labios de tristeza!
No lloras, no llorarías
aunque quisieras;
tienes el rostro apagado
de las ciegas.
Puedes reír. Yo te dejo
reír, aunque no puedas.

El futuro (Julio Cortázar)

Y sé muy bien que no estarás.
No estarás en la calle,
en el murmullo que brota de noche
de los postes de alumbrado,
ni en el gesto de elegir el menú,
ni en la sonrisa que alivia
los completos de los subtes,
ni en los libros prestados
ni en el hasta mañana.
No estarás en mis sueños,
en el destino original
de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás
o en el color de un par de guantes
o una blusa.
Me enojaré amor mío,
sin que sea por ti,
y compraré bombones
pero no para ti,
me pararé en la esquina
a la que no vendrás,
y diré las palabras que se dicen
y comeré las cosas que se comen
y soñaré las cosas que se sueñan
y sé muy bien que no estarás,
ni aquí adentro, la cárcel
donde aún te retengo,
ni allí fuera, este río de calles
y de puentes.
No estarás para nada,
no serás ni recuerdo,
y cuando piense en ti
pensaré un pensamiento
que oscuramente
trata de acordarse de ti.

El enamorado (Jorge Luis Borges)

Lunas, marfiles, instrumentos, rosas,
lámparas y la línea de Durero,
las nueve cifras y el cambiante cero,
debo fingir que existen esas cosas.

Debo fingir que en el pasado fueron
Persépolis y Roma y que una arena
sutil midió la suerte de la almena
que los siglos de hierro deshicieron.

Debo fingir las armas y la pira
de la epopeya y los pesados mares
que roen de la tierra los pilares.

Debo fingir que hay otros. Es mentira.
Sólo tú eres. Tú, mi desventura
y mi ventura, inagotable y pura.

Desvelada (Gabriela Mistral)

Como soy reina y fui mendiga, ahora
vivo en puro temblor de que me dejes,
y te pregunto, pálida, a cada hora:
«¿Estás conmigo aún? ¡Ay, no te alejes!»
Quisiera hacer las marchas sonriendo
y confiando ahora que has venido;
pero hasta en el dormir estoy temiendo
y pregunto entre sueños: «¿No te has ido?»

Deseo (Luis Cernuda)

Por el campo tranquilo de septiembre,
del álamo amarillo alguna hoja,
como una estrella rota,
girando al suelo viene.
Si así el alma inconsciente,
Señor de las estrellas y las hojas,
fuese, encendida sombra,
de la vida a la muerte.

El inmenso valor de la poesía

Dentro de la literatura, la poesía es uno de los géneros más populares e indiscutiblemente, el más bonito.

Desde sus orígenes en la antigua Grecia, la poesía se ha enfocado en escribir con una belleza sin igual, de los sentimientos humanos y la esencia del hombre. Los poemas bien pueden hablar de amor, como de muerte, miedo, desesperanza, dolor e incluso de actividades diarias como las labores del campo, la escuela o el juego de los niños.

Por lo tanto, aunque el romance sea el tema por el cual es más conocida la poesía, lo cierto es que permite escribir sobre una gran cantidad de temáticas distintas. Para ello se vale muchas veces de metáforas, analogías, símiles, hipérboles y otros recursos para producir un efecto en la mente y corazón del lector.

Estamos seguros de que ese fue precisamente el efecto que tuvo en ti el leer las poesías bonitas que hemos compartido contigo en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *