Poemas para el día de las madres

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

La figura más importante en la vida de todo ser humano es mamá, esa persona que no solo nos da la vida, sino que también nos enseña a vivir, a soñar y a volar.

Por eso, hay una fecha marcada en el calendario para dedicarle hermosas palabras y entregarle bonitos obsequios. No hay  palabras más bonitas que aquellas que se pueden dedicar en forma de versos, por eso aquí te dejamos muchas ideas de poemas para el día de las madres que te fascinarán. 

Poemas para mamá

Poemas para mamá

Cualquier día del año es una fecha especial si de homenajear a mamá se trata, por eso seguramente estás buscando las más bonitas poesías con las que demostrarle todo el amor que guardas para ella. En consecuencia, en esta sección compartimos una extensa selección de lindos poemas.

A mi madre (Edda Aguilera de Arce)

Por los campos azules
caminaba mi madre
transparente y diáfana
como tarde de abril.
Al rasgarse una nube
la vi cual una diosa,
mas bella que la aurora
mas bella que la flor.
Sus ojos al mirarme
irradiaban dulzura,
y me tendió sus brazos
con infinita ternura.
No pude contenerme,
la llame suplicante:
Madre, madre, -le dije-
! Mi madrecita amante…!
Los sollozos me ahogaban,
de mis ojos las lágrimas
por mi cara corrían
y la tierra reseca, humedecían.
“No llores, hija mía
– oí que me decía-
No llores, hija mía,
turbas mi corazón”
Vi por un instante
nublarse su semblante
y tuve mucho miedo
verla desaparecer.
! Oh, madre, madre santa !
no quiero verte triste,
lo único que quiero
es irme allá con vos.
Pues, sé que son las madres,
amor de los amores,
los ángeles custodios
y el corazón de Dios.

La mejor mamá en el infinito (Anónimo)

Puede parecer exagerado, pero depende del punto de vista
para mi eres la mejor madre, pero no por eso exagero
ya que fuiste la que me enseñó a cómo manejarme en la vida
qué reglas cumplir y cuáles romper
me enseñaste a comprender y me diste la herramienta más importante
para la vida que es mi educación y eso te lo agradeceré.

Mamá (Luciana Carelli)

Estaba oscuro…
Solo el rayo de la luz de tus ojos.
Me enseñaste a respirar
y tus entrañas acariciaban mi frágil cuerpo.
Soñaba con colores
y te imaginaba hermosa,
fueron nueve meses en un mundo rosa.
Crecí de a poco con tu calor
me alimentaba con tus caricias
y frases de amor.
El momento llegaba
iba a conocerte,
estaba muy protegida
con miedo de perderte…
Se hizo la luz
una mañana de febrero,
mamá ahí estabas tú
tan maravillosa y tan dulce
como te había imaginado.
Aprendí con el correr del tiempo
y en mis andanzas peligrosas
de cada uno de tus consejos
valorados en cada acto
de mis diecinueve años,
y soñando cada vez
que me encuentro lejos,
con tus palabras
que envuelven mis vivencias
y acobardan los miedos
de mi juventud.

Mamá (Anónimo)

Quiero agradecerte
que estés en mi vida.
Sé que puedo contar contigo
en momentos difíciles,
sé que contigo puedo
compartir mis alegrías,
y sé que nuestra amistad
se sustenta en mutuo amor.
Que seas mi MAMA y mi AMIGA
es el más preciado tesoro,
que agradeceré a DIOS eternamente.
Gracias por llenar mi vida
con tanta felicidad.
¡Te Amo Mamá!

Mamá querida (Anónimo)

Mamá, cuánta alegría por tenerte a mi lado,
usted que me supo dar
todo cariño y guiar por la vida.
Usted que dio su tiempo
para hacernos crecer
con paciencia y amor.
Mamá déjame guiarte ahora
por la senda de mi camino,
déjame mostrar mi mundo con amor y valor.
Mamá, aunque nunca te pueda pagar
por tanto amor,
te doy mi amor completo
y te enseñaré todo lo que conocí.
Gracias mamá por estar junto a mí,
que DIOS te bendiga eternamente.

Poemas para mi madre

Poemas para mi madre

Las madres y su inmenso amor han sido el centro de atención en cientos de poemas escritos en muchos idiomas, por poetas de renombre y por otros menos conocidos. Si quieres echar un vistazo a algunos de estos poemas lee los que a continuación te mostramos y que son fruto de la pluma de Miguel de Unamuno, Fernando Botero y otros escritores en español.

La Madre (Jesús Orta Ruiz “El Indio Naborí”)

La Madre siente un amor hondo y desinteresado
Diríase un cuerpo alado para un vuelo superior
Se crece junto al dolor, ante el pecado medita
Es esa fuerza infinita que el dolor no la consume
Rosa que se da en perfume, hasta después de marchita.

Madre (Fernando Botero)

Madre, desde la lejanía de tu gloria
me llegan con frecuencia bendiciones,
e infantiles fragmentos de oraciones
que suavizan la piel de la memoria.
Tu espíritu es un ave migratoria
que abandona las plácidas regiones,
para cubrir de aladas protecciones
al hijo, que tropieza con su historia.
Así, como hace tiempos, de pequeño
con mis lamentos perturbé tu sueño
y lo sacrificaste todo por mi suerte;
igual que cuando al mundo me trajiste:
¡bésame tiernamente si estoy triste
y arrúllame en la hora de la muerte!.

Mi gran amor (Anónimo)

El amor más grande de mi vida,
El amor más sincero de la vida,
El amor más delicado en la vida,
Es el amor que nunca se marchita.
Como el tuyo madre mía,
Es más grande porque nunca se olvida,
El más sincero porque es el único verdadero,
El más delicado porque se rasguña y se lastima
Tu amor madre mía, es el amor que nunca olvidaría,
No lo olvidaría, porque sería como olvidar mi vida,
Pero olvidar no podría, gracias a aquella palabra
Tan sencilla, amor, si amor mamá mía…

La mejor mamá del universo (Emiliano Hernández)

Tú eres una gran mamá,
que por mi haces todo lo que puedes,
con tus consejos sé que voy a triunfar,
me ayudas mucho más de lo que debes.
Eres la mejor mamá del universo,
tú sabes muy bien que yo, mucho te quiero,
y aunque estos solo te parezcan versos y versos,
expresan que mi amor por ti llega hasta el cielo.
Este día de las madres quiero decirte,
que siempre con amor voy a recibirte,
por ser mi madre adoradita y queridita,
que cada día está más bonita.
Mami, me tardé mucho en escribir este poema,
te quiero aunque a veces cause problemas,
pero lo que importa es que disfrutes este día,
y que lo hagas con mucha alegría.

Madre llévame a la cama (Miguel de Unamuno)

Madre, llévame a la cama, que no me tengo de pie.
Ven, hijo, Dios te bendiga y no te dejes caer.
No te vayas de mi lado, cántame el cantar aquél.
Me lo cantaba mi madre; de mocita lo olvidé,
cuando te apreté a mis pechos contigo lo recordé.
¿Qué dice el cantar, mi madre, qué dice el cantar aquél?
No dice, hijo mío, reza, reza palabras de miel;
reza palabras de ensueño que nada dicen sin él.
¿Estás aquí, madre mía? porque no te logro ver…
Estoy aquí, con tu sueño; duerme, hijo mío, con fe.

Poemas de mamá cortos

Para expresarle el amor a la madre no son necesarias muchas palabras, pues ellas valoran cualquier mensaje que sus hijos le digan si perciben que va cargado de sinceridad y cariño sincero. Precisamente por eso, en este apartado hemos recopilados poemas cortos para mamá, pequeños versos llenos de verdadero amor y escritos por poetas de la talla de Gabriela Mistral, Andrés Eloy Blanco y otros.

Dulzura (Gabriela Mistral)

Madrecita mía, madrecita tierna,
déjame decirte dulzuras extremas.
Es tuyo mi cuerpo que juntaste en ramo;
deja revolverlo sobre tu regazo.
Juega tú a ser hoja y yo a ser rocío:
y en tus brazos locos tenme suspendido.
Madrecita mía, todito mi mundo,
déjame decirte los cariños sumos.

Mamita querida (Valeria Cartes)

Mamita querida, tú eres la más linda,
tú eres lo mejor que ha pasado en mi vida,
te deseo muchas flores en tu día,
y por eso te digo: ¡feliz día, mamita!

El regreso a la madre (Andrés Eloy Blanco)

Cuando falte a mis hombros, madre mía, la fuerza;
cuando cerca del surco donde me siembren llegue;
cuando ya hasta el más leve remolino me tuerza
y hasta el peso del alma me doblegue…
tu recuerdo, ese fardo de diamante,
seguirá siempre firme sobre mis hombros muertos,
¡porque en todas mis penas Amor es un gigante
y el cariño es un Hércules con los brazos abiertos!

Mañanitas a mamá (Anónimo)

Muy temprano en la mañana, antes que saliera el sol,
desperté porque dormido, ya cantaba esta canción,
que haya música en tu día, florecitas, luz y sol,
y que sepas que te quiero, con todo mi corazón.

Feliz día mamá (Anónimo)

Madre, eres tú la luz de mi existir,
faro sin igual en mi vivir. Eres tú canción de amor,
que brota en flor, no se podrá nunca medir tu corazón.
Madre como tú nadie jamás, mi dulce quietud tú lo serás,
y por eso madrecita, hoy te vengo a decir
esta oración que lleva en ella mi gratitud.

Para ti esta rosa (Jesica Kristine Hayes Bernhard)

Para ti esta rosa.
Aunque no es la más preciosa
te la doy con mucho amor
para que me quieras sin temor.
La rosa
una bella flor
es mi corazón.
Delicada,
perfumada
con un bello color.
Me calienta el alma
con un fuego acogedor.
Tú, mamá,
siempre estarás,
y tendrás,
mi corazón.
¡Yo soy esa rosa
que necesita de tu cuidado
y bello cariño!

El Rosario de mi Madre (Salvador Rueda)

Donde los dedos al rezar pusiste,
como quien reza a Dios ante el santuario,
en mis horas de enfermo solitario
voy poniendo los besos que me diste.

Caricias (Gabriela Mistral)

Madre, madre, tú me besas, pero yo te beso más.
Como el agua en los cristales, caen mis besos en tu faz…
Te he besado tanto, tanto que de mi cubierta estas
y el enjambre de mis besos no te deja ni mirar…

Poemas de pablo Neruda para una madre

Poemas de pablo Neruda para una madre

El poeta chileno Pablo Neruda no solo le escribió al amor romántico y al desamor, sino que también compuso algunos poemas dirigidos a las madres. Como muestra de ello, aquí te dejamos dos de sus obras más conocidas y que son ideales para dedicar a mamá en su día, se trata de La mamadre y Amor.

La mamadre

La mamadre viene por ahí,
con zuecos de madera. Anoche
sopló el viento del polo, se rompieron
los tejados, se cayeron
los muros y los puentes,
aulló la noche entera con sus pumas,
y ahora, en la mañana
de sol helado, llega
mi mamadre, doña
Trinidad Marverde,
dulce como la tímida frescura
del sol en las regiones tempestuosas,
lamparita
menuda y apagándose,
encendiéndose
para que todos vean el camino.

Oh dulce mamadre
nunca pude
decir madrastra,
ahora
mi boca tiembla para definirte,
porque apenas
abrí el entendimiento
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro,
la santidad más útil:
la del agua y la harina,
y eso fuiste: la vida te hizo pan
y allí te consumimos,
invierno largo a invierno desolado
con las goteras dentro
de la casa
y tu humildad ubicua
desgranando
el áspero
cereal de la pobreza
como si hubieras ido
repartiendo
un río de diamantes.

Ay mamá, ¿cómo pude
vivir sin recordarte
cada minuto mío?
No es posible. Yo llevo
tu Marverde en mi sangre,
el apellido
del pan que se reparte,
de aquellas
dulces manos
que cortaron del saco de la harina
los calzoncillos de mi infancia,
de la que cocinó, planchó, lavó,
sembró, calmó la fiebre,
y cuando todo estuvo hecho,
y ya podía
yo sostenerme con los pies seguros,
se fue, cumplida, oscura,
al pequeño ataúd
donde por primera vez estuvo ociosa
bajo la dura lluvia de Temuco.

Amor

Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte
la leche de los senos como de un manantial,
por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte
en la risa de oro y la voz de cristal.
Por sentirte en mis venas como Dios en los ríos
y adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,
porque tu ser pasara sin pena al lado mío
y saliera en la estrofa -limpio de todo mal.

Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabría
amarte, amarte como nadie supo jamás!
Morir y todavía amarte más.
Y todavía amarte más y más.

Más poemas de Pablo Neruda aquí.

Poemas para el día de la madre

En muchos países del mundo se celebra el día de la madre, una fecha para honrar a este hermoso ser sin el cual nuestra vida no tendría sentido.

La festividad tiene una fecha distinta dependiendo del país, por ejemplo en España lo celebramos el primer domingo de mayo pero en la mayoría de los países se celebra una semana después. Sin importar el país donde estés, estos poemas de seguro le encantarán a tu mamá.

Dios me dio a mi madre (Judith Bond)

Dios quiso que yo aprendiera algunas cosas:
Que el toque suave engendra alegría
Que la compasión y la bondad mucho valen
Que la mano fuerte también nos ayuda
Que de la dulzura nace la fortaleza
Que hay gran poder en la caricia
Así se muestra el amor el uno al otro
Y por eso a mí, me dio Dios… a mi Madre.

Amor Eterno (Gustavo Adolfo Bécquer)

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mi podrá apagarse
la llama de tu amor.

Poema a mi madre (Anónimo)

Madre, eres la flor que ha nacido en mi jardín
más hermosa que un jazmín por tu maravilloso color.
Te recuerdo con amor porque para mí has sido,
del mundo lo más querido de mi vida, la más hermosa,
la más bella de las rosas de mi jardín florecido.

Madre Mía (Juan B. Huyka)

Madre mía, que alegría
pensar que te tengo a ti.
Aunque ausente,
mi alma siente tu presencia junto a mí
Madre mía, qué alegría
pensar que conmigo estás;
pensar que tu voz escucho,
pensar que me quieres mucho
y que siempre me querrás.

A mi madre en este día tan especial (Anónimo)

Porque eres especial, comprensiva y amorosa,
un dulce ángel que me acompaña día a día,
y me apoya cuando más lo deseo.
Hoy te dedico estas líneas,
para manifestarte lo especial que eres para mí,
gracias por ser mi guía,
y la luz en medio de mis tempestades.
Feliz día mamá.

Dedica hermosos poemas a mamá en su día

El día de la madre se celebra en prácticamente todos los rincones del mundo, y es un día cuyo significado está relacionado con valorar la importancia que tiene la mujer que no solo dio a luz a un hijo sino que lo cuida, alimenta, acaricia, guía y aconseja.

Históricamente, en este día los hijos entregan a sus madres detalles como cartas y postales, además de muchos besos y abrazos. Además, es el mejor día del año para dedicarle una canción o recitar unos bonitos versos para las madres como los que te acabamos de dejar en este artículo y que puedes aprenderte de memoria para compartirlos con la tuya o entregárselo como parte de tu regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *