Poemas para maestros

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

No solo nos enseñan lengua, matemática o historia, nos ayudan a ser mejores personas y a definir nuestra personalidad. Si sabes de quienes hablamos, entonces te encantará dedicarles los poemas para maestros que seleccionamos para ti y que a continuación te dejamos.

Poesía al maestro

Poesía al maestro

Cualquier momento es oportuno para compartir con los queridos maestros algunas poesías que exalten su hermosa labor y que les den motivos para continuar realizándola de la mejor forma posible.

Poema al maestro (Henry Binerfa Castellanos)

Este poema de Henry Binerfa Castellanos, resalta una gran verdad: los maestros anteponen el bienestar de los alumnos al suyo y a sus propias necesidades. Sin importar los problemas a los que ellos mismos se enfrentes, nada es tan importante como ayudar a los niños a encontrar su camino.

Viviendo entre otras vidas, olvida su propia vida,
destruyendo las tinieblas de la ignorancia gana su guerra,
su mayor paga son las respuestas de sus alumnos,
reír con ellos es su mayor goce.

Aunque triste esté, sonriente se le ve
la imagen más perfecta de comprensión y amor.
Su tiempo lo regaló y nunca lo discutió.
Unos lo quisieron, otros lo olvidaron
Más él siempre los quiso a todos.

Ahora, lento camina, el viento lo vence
y su voz ya no luce galante como cuando les leía.
Sentado esta, mirando el cielo, sus ojos se cierran,
su mano cae y deja libre una hoja de papel.
La última nota escrita, el viento la entona
y la impulsa sobre la corriente de un río.

Me llevo el gran triunfo de saber que ustedes,
mis hijos, mis alumnos queridos,
representan en cada gesto, en cada andar, en cada vibración
pedazos de mí espíritu
que ahora ya son hombres seguros,
con ideales firmes y honestos.

Si algunos se pierden en esta rueda que es la vida,
volveré en la frase de un amigo, en la mirada de un niño,
en el entrecejo de un padre, o la caricia de una madre,
y te haré recordar, cual es tú ‘camino’.

Poema para el maestro de Pablo Neruda

Poema para el maestro de Pablo Neruda

Si bien no se trata de un poema dirigido exclusivamente a los maestros, estas líneas son perfectas para compartir en las escuelas debido a que encierran un gran mensaje motivador tanto para niños como para adultos, destacando la idea de ser uno mismo, de no perder jamás la decencia ni amilanarse ante las dificultades.

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarme un día sin saber qué hacer,
tener miedo a mis recuerdos,
sentirme sólo alguna vez.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quiero,
abandonarlo todo por tener miedo,
no convertir en realidad mis sueños.
Queda prohibido no demostrarte mi amor,
hacer que pagues mis dudas y mi mal humor,
inventarme cosas que nunca ocurrieron,
recordarte sólo cuando no te tengo.
Queda prohibido dejar a mis amigos,
no intentar comprender lo que vivimos,
llamarles sólo cuando los necesito,
no ver que también nosotros somos distintos.
Queda prohibido no ser yo ante la gente,
fingir ante las personas que no me importan,
hacerme el gracioso con tal de que me recuerden,
olvidar a todos aquellos que me quieren.
Queda prohibido no hacer las cosas por mí mismo,
no creer en mi dios y hallar mi destino,
tener miedo a la vida y a sus castigos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.
Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme,
odiar los momentos que me hicieron quererte,
todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la mía,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha,
sentir que con su falta el mundo se termina.
Queda prohibido no crear mi historia,
dejar de dar las gracias a mi familia por mi vida,
no tener un momento para la gente que me necesita,
no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

Aquí podrás leer más poemas de Pablo Neruda

Poemas para maestros de agradecimiento

Nunca está de más dedicar algunas palabras de agradecimiento a los maestros, y es que no existe oficio más hermoso que consagrar la vida a enseñar a otros y prepararlos para enfrentarse a la vida.

¡Gracias Maestro! (Arjona Delia)

Arjona Delia comparte con el mundo este hermoso poema para dar las gracias a los maestros por sus consejos, palabras de aliento, confianza… en fin, por sus enseñanzas.

Agradezco a mi maestro,
por sus sabios consejos,
me enseñó la libertad,
de tener conocimiento.

Me brindó la confianza,
fue como agua en el desierto,
a mi sed de aprendizaje
a él siempre le agradezco.


Siempre repetía y repetía,
para que firme quede dentro,
su constancia y su aliento,
reforzaron mi intelecto. 


¡Muy feliz día a los maestros!
¡Hombres que luchan a diario!
Pelean con la ignorancia,
enseñando abecedarios.

Los mejores maestros (Anónimo)

Maestros hay muchos, pero ¿cuáles son los mejores? De acuerdo con este poema, del que lamentablemente desconocemos el autor; son aquellos que hacen pensar y reflexionar. Por lo tanto, no es un buen maestro quien espera que el alumno sea un reflejo de él sino quien lo motiva para que brille con luz propia.

Los maestros te abren la mente,
enseñándote las maravillas del intelecto
así como el milagro
de pensar por uno mismo.

Un maestro ejercita
los músculos mentales de sus alumnos
estirándolos y fortaleciéndolos,
para que puedan tomar decisiones acertadas,
encontrar su lugar en el mundo
y ser independientes.

Los mejores maestros se preocupan
de que sus alumnos aprendan
para que den lo mejor de sí
y desarrollen todo su potencial.

Tú eres uno de ellos, maestro
Gracias.

Poemas para una maestra especial

Poemas para una maestra especial

Todos hemos tenido una maestra a la que no podemos olvidar aunque los años pasen. Sus enseñanzas y su trato hacia nosotros nos marcaron para siempre. Por eso, dedicarle a un poema servirá para recordarle cuanto la queremos.

Maestra amiga (Johana Karolina)

Existen maestras tan especiales que se convierten en mejores amigas y muchas veces hasta pareciera que formaran parte de nuestra familia. Para alegrar su corazón este poema escrito por Johana Karolina resulta ideal.

Un despertar distinto, aquella mañana fría
Tu rostro ante nosotros se mostró
Como aquella rebosante flor
Que luego de la lluvia, cayó.
Tu triste mirada se escondió
En el fondo de aquel pizarrón
Pero tu corazón no pudo más
Y de tus ojos una lágrima brotó.
De aquella inocente niña entonces
Un regalo recibiste
Y su insólita carta leías
Mientras ella con inocencia te veía.
En tu rostro una sonrisa
Entonces se dibujó
Y aquella paloma blanca
Dentro de tu corazón voló.
Los números en recuerdos se habían convertido
Aquella materia una nueva historia llegó a ser
Y en aquella solitaria aula
Dos nuevas amigas se empezaban a conocer.
Tus enseñanzas fueron muchas
Pero más lo fueron los bellos recuerdos
Y aquella niña a la que un día regañaste
A Dios agradeció por haber encontrado
Una maestra así como tú….
¡Mi maestra amiga!

Poemas de feliz día para maestros

El día del maestro es la mejor fecha del año para dedicar unas cuantas palaras a quienes llevan adelante la hermosa labor de enseñar. Si estás buscando ideas de qué decirles en este día especial, échale un vistazo a esta sección.

Quiero ser como tú (Anónimo)

Para un maestro es gratificante que un alumno le diga que lo considera su ejemplo a seguir, que quiere imitarlo. Este poema de autor desconocido, puedes usarlo el próximo día del maestro para que se entere de lo mucho que lo quieres y deseas copiarlo.

Gracias, maestro
por ser un ejemplo para mí.

Cuando pienso en todo lo que me has enseñado
y me veo en tu reflejo,
quiero ser como tú:
inteligente, interesante y comprometido
positivo, confiable y modesto,
yo quiero ser como tú.

Informado y fácil de entender
pensando con la mente pero también con tu corazón,
motivándonos para sacar lo mejor de nosotros
con sensibilidad y devoción:
quiero ser como tú.

Dándonos tu tiempo, energía y talento
para asegurar que el más brillante de los futuros
nos es ofrecido a cada uno de nosotros.

Gracias maestro,
por darme un objetivo en la vida por el que luchar:
¡Yo quiero ser como tú!

Versos para maestros

La última sección de nuestro artículo incluye algunos versos cortos que le encantarán a todo maestro que ame su profesión. No te los pierdas.

Enseñarás (Teresa de Calcuta)

La Madre Teresa de Calcuta nos dejó estas breves palabras dedicadas a los maestros de verdad, es decir, aquellos que siembran la semilla en los niños y enseñan para la libertad.

Enseñarás a volar pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño.
Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.
Pero sabrás que cada vez que ellos vuelen, piensen, sueñen, canten, vivan…
Estará la semilla del camino enseñado y aprendido.

Querido maestro (Koldo Fierro)

Dile a tu maestro cuánto te ha ayudado, compartiendo con él una tarjeta o un mensaje con estos versos escritos por Koldo Fierro, que aunque sencillos encierran un mensaje poderoso.

Querido maestro
sin ti yo sería menos
sería una luz, una nube, un coche, un cajón, una pelota
pero no sería azul, ni amargo, ni lavanda, rosas ni jazmín.
Sin ti yo sería menos
sería un clavo
pero no sería clavado
sin ti yo sería menos
sería un comerciante, un aventurero, un luchador o un ganadero
pero daría puntadas sin hilo.
Querido maestro
sin ti yo sería menos
un poste en la carretera.

Estos poemas para el día del maestro te pueden servir como mensaje de agradecimiento, de felicitación o para exaltar la hermosa labor de quienes enseñan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *