Poemas tristes

Rafael Enrique Cárdenas
Rafael Enrique Cárdenas

Los poemas tristes nos encantan porque hacen aflorar profundos sentimientos y muchas veces son el eco de aquello que queremos expresar cuando nos rompen el corazón o pasamos por un mal momento en la vida.

Si llegaste hasta aquí es porque a ti también te gustan este tipo de poemas y quieres leer una selección que incluya los mejores. Y eso es precisamente lo que te traemos a continuación.

Poemas de tristeza cortos

Poemas de tristeza cortos

Son muchos los poetas de todos los tiempos que como parte de su obra crearon desgarradores poemas tristes que a pesar de ser breves llega al corazón y son ideales para esos momentos en los que nos invade la tristeza.

Ausencia (Jorge Luis Borges)

En este poema de tristeza, Borges toma como protagonista a la ausencia de la persona amada. Esa persona que se fue dejando un gran vacío y robándole el sentido a todo lo que está alrededor de quien se queda.

Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nicho de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas,
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.

Estoy cansado (Luis Cernuda)

¿Qué pasa cuando el hombre se cansa de la rutina, de hacer siempre lo mismo e incluso de las demás personas? Surgen poemas tristes como este que ha escrito Luis Cernuda, en el que evidenciamos sentimientos humanos como la desesperanza, la decepción, el tedio y el decaimiento, que llevan en ocasiones a cansarse incluso de la vida.

Estar cansado tiene plumas,
tiene plumas graciosas como un loro,
plumas que desde luego nunca vuelan,
mas balbucean igual que loro.
Estoy cansado de las casas,
prontamente en ruinas sin un gesto;
estoy cansado de las cosas,
con un latir de seda vueltas luego de espaldas.
Estoy cansado de estar vivo,
aunque más cansado sería es estar muerto;
estoy cansado del estar cansado
entre plumas ligeras sagazmente,
plumas del loro aquel tan familiar o triste,
el loro aquel del siempre estar cansado.

Poemas cortos tristes

Poemas cortos tristes

La tristeza  es uno de los temas que más frecuentemente se usan en la poesía, y es que son muchos los poetas que aprovechan su inspiración y su pluma para inmortalizar sus sentimientos.

La vida se me va, quién sabe a dónde (Pär Lagerkvist)

Vamos ahora con un poema que relata lo fugaz que es la vida y cómo esta, si no nos damos cuenta, puede escaparse en un instante sin que la hayamos disfrutado. Un poema corto pero que respira tristeza en cada una de sus líneas.

La vida se me va… Quién sabe a dónde
con la luz parte… Sigilosamente
de mí se aleja sin decir a dónde.
Lo mismo que un amigo
que me abandona sin decir palabra,
que me abandona en soledad conmigo.
Si le pregunto: ¿A dónde vas, a dónde?
se sonríe no más, plácidamente,
sin dejar de partir quién sabe a dónde.
Le grito con angustia:
Mírame aquí, viviente, vivo. ¿A dónde
quieres que te siga? -Y con risa mustia,
“Tú no eres yo” -doliente me responde.

Balada (Gabriela Mistral)

Entre las situaciones que más nos duelen, está el tener que ver a la persona a la que amamos en brazos de otro. A esta triste situación es a la que alude Gabriela Mistral en su poema Balada.

Él pasó con otra; yo le vi pasar.
Siempre dulce el viento y el camino en paz.
¡Y estos ojos míseros le vieron pasar!

Él va amando a otra por la tierra en flor.
Ha abierto el espino; pasa una canción.
¡Y él va amando a otra por la tierra en flor!

Él besó a la otra a orillas del mar;
resbaló en las olas la luna de azahar.
¡Y no untó mi sangre la extensión del mar!

Él irá con otra por la eternidad.
Habrá cielos dulces. (Dios quiera callar.)
¡Y él irá con otra por la eternidad!

Versos tristes

Leer versos tristes no hace que nos pongamos más tristes, sino que puede usarse como una terapia para comprender el porqué de nuestros sentimientos, emociones, lágrimas y vacío. Así que si te sientes triste, no puedes pasar por alto esta sección.

Adiós (Alfonsina Storni)

La obra de Alfonsina Storni, en su mayoría, es un canto a la tristeza. Esta poetisa argentina plasmó en sus escritos sus propios sentimientos, su vida desventurada, triste y melancólica. Como muestra de su poesía lee el verso que te dejamos a continuación.

Las cosas que mueren jamás resucitan,
las cosas que mueren no tornan jamás.
¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda
es polvo por siempre y por siempre será!

Cuando los capullos caen de la rama
dos veces seguidas no florecerán…
¡Las flores tronchadas por el viento impío
se agotan por siempre, por siempre jamás!

¡Los días que fueron, los días perdidos,
los días inertes ya no volverán!
¡Qué tristes las horas que se desgranaron
bajo el aletazo de la soledad!

¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas,
las sombras creadas por nuestra maldad!
¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que así se nos van!

¡Corazón… silencia!… ¡Cúbrete de llagas!…
-de llagas infectas- ¡cúbrete de mal!…
¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,
corazón maldito que inquietas mi afán!

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas!
¡Adiós mi alegría llena de bondad!
¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que no vuelven más! …

Poemas tristes para llorar

Poemas tristes para llorar

Hay poemas que nos llegan tan profundo o que aluden a temas tan intensos, que nos hacen botar más de una lágrima. Poemas que nos hacen recordar nuestras propias vivencias y que tocan el alma.

Alba (Federico García Lorca)

Nada nos causa más tristeza que la muerte, el enemigo más grande que todos los seres humanos tenemos. Es tanta la aflicción que nos causa perder a un ser querido, que incluso podemos llegar a desear nuestra propia muerte. En el poema Alba, escrito por García Lorca, se resalta el inmenso dolor que esta produce.

Mi corazón oprimido
Siente junto a la alborada
El dolor de sus amores
Y el sueño de las distancias.
La luz de la aurora lleva
Semilleros de nostalgias
Y la tristeza sin ojos
De la médula del alma.
La gran tumba de la noche
Su negro velo levanta
Para ocultar con el día
La inmensa cumbre estrellada.

¡Qué haré yo sobre estos campos
Cogiendo nidos y ramas
Rodeado de la aurora
Y llena de noche el alma!
¡Qué haré si tienes tus ojos
Muertos a las luces claras
Y no ha de sentir mi carne
El calor de tus miradas!
¿Por qué te perdí por siempre
En aquella tarde clara?
Hoy mi pecho está reseco
Como una estrella apagada.

Poemas de tristeza y dolor

Los amantes de la poesía valoran todos los temas que en esta se trata, y la tristeza y el dolor no son la excepción. Y es que la poesía no solo le canta al amor sino que en ocasiones la musa llega en forma de sufrimiento.

Poema de un recuerdo (Gustavo Alejandro Castiñeiras)

Dime por favor donde no estás
en qué lugar puedo no ser tu ausencia
dónde puedo vivir sin recordarte,
y dónde recordar, sin que me duela.

Dime por favor en que vacío,
no está tu sombra llenando los centros;
dónde mi soledad es ella misma,
y no el sentir que tú te encuentras lejos.

Dime por favor por qué camino,
podré yo caminar, sin ser tu huella;
dónde podré correr no por buscarte,
y dónde descansar de mi tristeza.

Dime por favor cuál es la noche,
que no tiene el color de tu mirada;
cuál es el sol, que tiene luz tan solo,
y no la sensación de que me llamas.

Dime por favor donde hay un mar,
que no susurre a mis oídos tus palabras.

Dime por favor en qué rincón,
nadie podrá ver mi tristeza;
dime cuál es el hueco de mi almohada,
que no tiene apoyada tu cabeza.

Dime por favor cuál es la noche,
en que vendrás, para velar tu sueño;
que no puedo vivir, porque te extraño;
y que no puedo morir, porque te quiero.

Estoy triste y mis ojos no lloran (Juan Ramón Jiménez)

La tristeza es un sentimiento extraño, tan extraño que a veces nos sentimos tristes pero somos incapaces de exteriorizar nuestro sentimiento de desesperanza a través de las lágrimas. Son momentos además en los que aunque necesitemos consuelo, no deseamos recibirlo de parte de nadie.  En este poema de Juan Ramón Jiménez podrás entender un poco mejor lo que se siente.

Estoy triste, y mis ojos no lloran
y no quiero los besos de nadie;
mi mirada serena se pierde
en el fondo callado del parque.
¿Para qué he de soñar en amores
si está oscura y lluviosa la tarde
y no vienen suspiros ni aromas
en las rondas tranquilas del aire?
Han sonado las horas dormidas;
está solo el inmenso paisaje;
ya se han ido los lentos rebaños;
flota el humo en los pobres hogares.
Al cerrar mi ventana a la sombra,
una estrena brilló en los cristales;
estoy triste, mis ojos no lloran,
¡ya no quiero los besos de nadie!
Soñaré con mi infancia: es la hora
de los niños dormidos; mi madre
me mecía en su tibio regazo,
al amor de sus ojos radiantes;
y al vibrar la amorosa campana
de la ermita perdida en el valle,
se entreabrían mis ojos rendidos
al misterio sin luz de la tarde…
Es la esquila; ha sonado. La esquila
ha sonado en la paz de los aires;
sus cadencias dan llanto a estos ojos
que no quieren los besos de nadie.
¡Que mis lágrimas corran! Ya hay flores,
ya hay fragancias y cantos; si alguien
ha soñado en mis besos, que venga
de su plácido ensueño a besarme.
Y mis lágrimas corren… No vienen…
¿Quién irá por el triste paisaje?
Sólo suena en el largo silencio
la campana que tocan los ángeles.

Poemas de tristeza para niños

Estos poemas tristes para niños son un excelente recurso para alimentar en ellos el amor por los libros e incluso pueden servir para cumplir con las tareas escolares. A los más pequeños de casa les encantará esta pieza que seleccionamos para ellos.

La estrella triste (Marisa Alonso Santamaría)

Este bonito poema narra la historia de una estrella que por algún motivo desconocido se encuentra triste, y resalta los esfuerzos de sus amigos por animarla. Por lo tanto, es un poema perfecto para que los niños comprendan la importancia de ser un buen amigo en los momentos difíciles.

Hay una estrella en el cielo
que no para de llorar,
lleva unos días muy triste
se la oye suspirar.

La luna está preocupada
la estrella no luce hermosa,
sin brillo, ahora apagada,
es pálida y ojerosa.

Manda llamar a Platón
y aunque muy bien la examina,
su fama de buen doctor
no encuentra porqué suspira.

Su hermana “Estrella Polar”
se acerca con ella a hablar,
pero no dice palabra
y no para de llorar.

El cielo entero la mima
no saben cómo animarla,
cantan, bailan, tiran cohetes,
pero la estrella no habla.

“Habla estrella, por favor
dinos lo que te atormenta,
nos gustaría ayudarte
y verte como antes contenta…”

En visitar a la Tierra
y conocer su belleza,
piensa la Estrella Fugaz,
para aliviar su tristeza.

Las dos juntas de la mano
emprenden este viaje,
no llevan grandes maletas
apenas sin equipaje.

Pasean por las montañas
se van a bañar a un rio,
navegan por alta mar
además juegan con niños.

Se tumban en hierba fresca
y en campos de girasoles,
la enseña que el sol y el agua
crean arcos de colores.

Que hay bonitos animales,
que las flores son hermosas,
escuchan cantos de pájaros,
ven volar las mariposas.

Por fin la estrella sonríe,
luce con brillo y color,
la belleza de la Tierra
su alegría devolvió.

¿Cuál de los versos de tristeza que te acabamos de mostrar te gustó más? A nosotros nos encantaron todos y es nuestro interés que así sea en tu caso. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *